Decálogo de la redacción

Decálogo de la redacción

1. No empieces a escribir inmediatamente. No tengas prisa. Date tiempo para reflexionar sobre lo que quieres decir y hacer (el texto, el propósito, el lector…).

2. Utiliza el papel como soporte. Haz notas, listas y esquemas. No te preocupes si están sucios, mal hechos o si no se entienden.

3. Emborrona, borrajea, garabatea todo lo que haga falta. No tengas pereza de reescribir el texto una y otra vez.

4. Piensa en tu audiencia. Escribe para que pueda entenderte. Que tu texto sea un puente entre tú y ella.

Escribir es hablar por escrito. Si no tienes a tu oyente delante, conviene que lo guardes en el recuerdo, en el pensamiento. Escribe para él o ella y facilítale la tarea de comprenderte. Usa palabras que comparta contigo, explícale bien y poco a poco lo que sea difícil —¡tal como lo harías en una conversación!—, anticípale lo que le contarás, resúmelo al final. Asegúrate de que entenderá. Si le abandonas tú, mientras escribes, te abandonará también él cuando te lea.

5. Deja la gramática para el final. Fíjate primero en lo que quieras decir: en el significado.

6. Dirige concientemente tu composición. Planifícate la tarea de escribir.

7. Fíjate en los párrafos: que se destaque la unidad de sentido y de forma, que sena ordenados, que empiecen con una frase principal…

8. Repasa la prosa frase por frase, cuando hayas completado el escrito. Cuida que sea comprensible y legible. Busca economía y claridad.

9. Ayuda al lector. Fíjate que la imagen del escrito se esmerada. Ponle márgenes: subtítulos, números, enlaces…

Leer también es conducir: recorremos palabra por palabra la carretera que va de una mayúscula inicial a un punto final. Procura que el camino sea leve… Avisa al lector… el sentido de las palabras, las ideas importantes, los cambios de tema.

10. Deja reposar tu escrito en la mesita. Déjalo leer a otra persona, si es posible.

Cuatro ojos ven más que dos. Y si se trata de dos ojos distintos, verán un texto diferente. Éste es el examen más auténtico que puedes hacer de tu escrito. Pregunta a tu cómplice lector todo lo que quieras. Escucha lo que tenga que decirte. No te justifiques ni te defiendas. Aprovecha sus críticas para mejorar el texto. Aún no es tarde. Todo lo que puedas enderezar ahora no se te discutirá más tarde… ¡cuando llegue aquel momento en el que los autores tenemos que dar cuenta de nuestras obras!

Adaptado de: Daniel Cassany, La cocina de la escritura. Barcelona, Anagrama (Colección Argumentos, 162), 1999 [1993], pp. 237-241.

Anuncios

Se me suele tratar como escritor, la primera razón es porque escribo ya que la hago como mentiroso profesional; en realidad soy un filólogo hispanista al que le podemos añadir el mote de mercenario...

Publicado en Ciencias de la Comunicación II, Clases particulares, Invitados, Literatura II, Taller de Lectura y Redacción II

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

febrero 2008
D L M X J V S
« Ene   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829  
Blogfesor
Visitantes
Cuántas personas han venido
  • 581,379 investigadores o curiosos
Geoclock
¡Salvemos las bitácoras! ¡Deja tus comentarios!
Eres lo que escribes

A %d blogueros les gusta esto: